ELEI – Inicio no loginForosCurso de actualización docente en preparación de exámenesForo – Módulo 7: Componente afectivo en la preparación de exámene

  • Foro – Módulo 7: Componente afectivo en la preparación de exámene

  • ELE

    Administrador
    21/08/2021 a 19:27
  • Clara Anguita Graus

    Miembro
    09/09/2021 a 19:50

    En una clase con adultos, considero que una buena opción siempre es recordarles que van a enfrentarse a un simple examen que en ningún caso supone un punto de inflexión en sus vidas, que siempre pueden repetirlo en un futuro.

    Alguna vez he hecho una actividad en la que les pido a los estudiantes que recuerden su época en el colegio o el instituto y que cuenten su experiencia en un examen que les saliera mal, cómo se sintieron antes y después del examen y, finalmente, qué repercusión creen que tuvo ese resultado negativo en su vida actual. Es un ejercicio que les evoca muchos recuerdos y siempre acabamos riendo.

  • Sara Cadenas

    Miembro
    29/09/2021 a 17:24

    Enfrentarse a un examen casi siempre genera nerviosismo y estrés entre el alumnado, así que yo me centraría en reforzarles positivamente e intentar motivarles antes del examen.

    Por ejemplo, prepararía una clase en la que practicáramos contenido del examen. Quizá alguna actividad de expresión oral, ayudándoles con algunas palabras clave que pueden usar en la prueba. Una vez realicen esta actividad con la ayuda del profesor o la profesora, se sentirán reforzados positivamente al ver que pueden completar la prueba.

    Puede resultar útil hacer hincapié en las destrezas que saben y conocen, y practicarlas con ellos para que vean y sientan que pueden afrontar el examen con éxito.

  • Gabriela Vinaccio Segarra

    Miembro
    05/10/2021 a 11:22

    Como actividad previa al comienzo de la preparación del examen o al entrar en la fase final de mayor estudio, les propondría hacerse un horario realista para planificar las horas de aprendizaje, teniendo en cuenta sus otras actividades (trabajo, universidad, familia) e incluyendo en la planificación tanto ratos de ocio como deporte (aunque sea salir a caminar) explicándoles la importancia de esto a nivel cognitivo y fisiológico.

    Después de alguna tarea de clase que requiera mucha concentración como la redacción de un texto o un ejercicio de comprensión auditiva, incluiría una pequeña relajación de 5 a 10 minutos en el que practiquen la respiración, se centren en pensamientos positivos o procuren identificar los negativos para conscientemente librarse de ellos. Es una estrategia que pueden utilizar durante el estudio o en el examen si sufren un bloqueo o un grado demasiado alto de ansiedad.

  • mallue_millan

    Miembro
    07/10/2021 a 18:37

    La idea que se me ocurre es ponerles a cantar. Hay muchas canciones españolas, con mucho ritmo y fáciles de recordar. De manera que los que quieran y se atrevan, canten a pleno pulmón y los que no se atrevan tanto simplemente susurren. Pero ponerles música en el aula les va a ayudar a cambiar el ritmo de su respiración y puedan relajarse.

  • PAULA NAVARRO BRAZALES

    Miembro
    16/10/2021 a 12:58

    Las ideas que ya han sido mencionadas me parecen adecuadas, pero la de cantar es con la que más he empatizado, porque es la que suelo aplicar en mis clases regulares una vez por semana, aunque he de decir que, salvo uno o dos estudiantes, al resto les da vergüenza, pero se lo pasan genial.

    En mi caso, para bajar el nivel de estrés con alumnos que van a examinarse, aplicaría una actividad o dinámica de simple relajación y meditación, ya que las destrezas y contenidos del examen ya han sido preparados. Por ejemplo, una actividad titulada “Tranquilandia”: nos sentamos en círculo, cerramos los ojos y, a través de la respiración, vamos a dejar nuestra mente libre de pensamientos y tensiones, para alcanzar un estado de serenidad y bienestar (Tranquilandia). El profesor o la profesora va narrando situaciones agradables y los alumnos se concentran en la respiración, en cómo entra y sale el aire por los orificios nasales.

    Esta actividad la aplicaría, sin duda, la clase antes del examen, puesto que es en la que más nerviosos están. Sin embargo, también durante el período de preparación del examen. Por ejemplo, una vez por semana, dependiendo de cómo veamos a los estudiantes. Si los acostumbramos a este tipo de técnicas, después las emplearán en casa cuando estén estudiando o el mismo día del examen. Además, es una técnica que no llamaría la atención del resto de asistentes de la prueba.

  • Maribel

    Miembro
    19/10/2021 a 17:35

    Me han gustado mucho las aportaciones de los compañeros. Yo propongo una actividad lúdica que relaje al estudiante al mismo tiempo que va reforzando lo que ya sabe. Les pondría en parejas y les daría una letra (A y B). Trabajarían juntos A-A, B-B y C-C. Se les entrega una ficha con frases para completar acerca del funcionamiento del examen (tipos de tareas, la puntuación, el tiempo, consejos para el día del examen, etc.). Después de unos minutos, se les coloca en grupos de 3 (estudiantes A, B y C juntos). Se les muestra una nube de palabras que contenga todas las respuestas desordenadas. En sus nuevos grupos, se trabaja para relacionar cada respuesta con sus frases para luego ponerlas en común con toda la clase y el profesor. El que tengan que moverse por la clase para trabajar con diferentes estudiantes también ayuda a que el ambiente sea distendido y se rebaje la tensión.

Ver 1 de 7 respuestas

Inicia sesión para responder.

Publicación original
0 de 0 publicaciones Junio de 2018
Ahora